11.7.13

Conociendo a Verena Schmid, obstetrica de largo camino


Ayer a último momento nos invitaron a la presentación del libro “Venire al mondo e dare alla luce” de Verena Shmid.
Había que hacer 100km, pero valieron la pena!
Verena Shmid es obstétrica, pionera, con más de 25 años de experiencia en partos en casa, promotora activa y potente. Trabaja en Firenze, fundadora de la escuela de Formación de operadores de parto en domicilio Il Marsupio. Escritora de muchísimos libros, directora de la revista “Donna e donna” sobre obstetricia, en el 2000 ganó el premio Astrid Limburg por la promoción de la autonomía de la obstétrica y el parto natural. Actualmente sigue escribiendo y trabajando sobre la construcción de una casa en FIrenze de la maternidad. Lo que más me llamó la atención de este último proyecto es que atienden a las familias 18 meses, los 9 antes y los 9 posteriores como parte del proceso de embarazo-nacimiento y puerperio.

El encuentro fue riquísimo, con ese intercambio de saberes producto de la experiencia, el conocimiento profundo y sabio, el deseo luminoso de hacer algo mejor por el mundo.
Estas son algunas de las ideas que compartió:

EL empoderamiento de la mujer, “las mujeres deben entrenarse en la escucha de si mismas” y el potencial que tiene el recorrido del embarazo.
Comentaba que hoy en día a la mujer se le niega la posibilidad de gozar de este período salvajemente, mostrando al mundo su panza y sus pechos porque… ¡cuidado! Según la mirada médica hay miles de potenciales peligros que pueden acosar al embrión y a la mujer…¡peligro! Hay que ir en busca de aquellos posibles problemas y verlos antes… que al propio hijo.


Ella comenzó su camino con el fin de observar y entender que le pasaba a la mujer si paría libre de intervenciones. Y si tenía esta posibilidad como usaba esa libertad, a que lugares llegaba.
Afirmó lo sabido, cuanto del poder femenino, del rol de la maternidad y el acto de parir no son en absoluto reconocidos por el entorno social, como si fuera “algo más” que la mujer hace sin otorgarle el verdadero sentido y valor que tiene. Y como el ambiente no colabora ni ayuda para acompañarla y ayudarla a fluir. Cada intervención innecesaria interrumpe y contamina. La soledad de las mujeres y parejas a la hora de parir de otras maneras es inmensa.

Verena concibe el momento del nacimiento como un verdadero “imprintig” y dio el ejemplo de sus propios hijos. EL primero nació sin ella saber nada de este mundo, a plena rutina hospitalaria, intervenciones, alejamiento y soledad. Luego inició su camino como obstétrica. El nacimiento de la segunda hija fue en su casa, en pleno contacto e intimidad. Una vez escuchó una conversación entre ambos hermanos. El hijo mayor comentaba:
“EL mundo no es un buen lugar, después que lo conocés se hace mejor”
Y la hija decía: “yo creo que el mundo es un lugar amoroso”
De esta forma ella consideraba que ambas percepciones tenían una relación directo con la manera en que ellos había nacido.
Pero también remarcó que siempre hay tiempo de sanar, de volver a contarle una y otra vez a los hijos la forma en que han nacido, compartir con ellos la experiencia.


Verena está de vacaciones en la Sardegna por eso mismo tuvimos el placer de conocerla y escucharla. Cuando vuelva a Firenze va a seguir dando clases y trabajando en su proyecto de Bienestar y Maternidad, abriendo cada día más y más canales  http://verenaschmid.eu/

Una parte de su último libro dice desde la voz del bebé recién nacido:
"¿Y cuando no encuentro a mi mamá?
Cuando manos frías me agarran, me manipulan, me ponen en una mesa dura y plana
cuando tubos e instrumentos se meten en mi cuerpo, a través de mi garganta y me cortan el respiro
Cuando termino en un lugar donde no hay nada de conocido, ninguna sensación donde pueda a reconocer la presencia de mamá"
Venire al mondo e dare alla luce. Percorsi di vita attaverso la nascita. Verena Schmid


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...