28.12.12

2013: cuidar el Nido


Una palabra que nos trae tanto... un compromiso tan grande con nosotros y la vida.
Que el 2013 nos encuentre CuIdAndO nuestros NIdos y compartiéndolos.

24.12.12

¡Hay las fiestas! :S

Las fiestas tienen algo de interesante, si le podemos llamar "tradición". Mucho de aburrido (lo relacionado con adornitos, regalitos, lucesitas, etc, etc) y algo de fascinante, como la situación familiar en la que cada cual está inmerso toma un primer plano diferente al resto del año.

Yo digo que son un destapa ollas de varios conflictos irresueltos de los que nadie se atreve a hablar, o bien y los que la pasan bien, dejan ver cuan agradable puede ser reunirse y pasarla juntos.

En el primero de los casos no me canso de observar cuan difícil es conciliar el mundo personal, familiar nuclear, con el del resto. Cada uno tiene una historia y percepción diferente de las cosas, los tiempos y las formas. Conciliar entre todos no es fácil. Entonces me pregunto si tan complejo es entenderse entre los propios familiares, conocidos, si bien heredados, algunos elegidos, ¿cómo será posible entendernos entre todos como sociedad - mundo?
Hay gente que se lamenta de las fiestas, la padece, se esfuerza por agradar, se aisla, enoja, resigna. A veces soy una de esas, porque las encuentro superficiales y poco divertidas, aunque no siempre.

Sin embargo también conozco otro tipo de personas abiertas, flexibles, que suman familiares, amigos, amigos de amigos, sin hacer la diferencia. Eligen festejar como sea, sin importar el detalle formal. En general las mejores fiestas las pasé en esas casas, sin prejuicios ni etiquetas, la gente abierta invita y comparte.

Donde estoy viviendo, en Italia, percibo muchos más formalismos y costumbres arraigadas que a mi gusto no tienen funcionalidad y lo único que hacen es separar y dejar a la gente sola. Tampoco veo una integración demasiado grande, sino cada uno se aisla en su casa y su mundo. Me contaron que antes era diferentes, antes que el consumismo arrase con todo.

Que las fiestas las hagas vos, ese es mi deseo, esta, la próxima, cualquiera. Finalmente uno festeja en la intimidad de si mismo para luego abrirse y compartir al mundo.

22.12.12

Sobre los castigos físicos

Andan dando vueltas algunos consejos poco felices para los niños, sobre la supuesta efectividad de los castigos físicos.

Siempre invito a quienes los proponen, a recordarse siendo chicos y recibiendolos, si pueden volver a sentir que se experimenta cuando uno más grande que vos, al que adorás, alza la mano y la descarga sobre tu ser.
Los grandes tenemos la responsabilidad de encontrar las aternativas que los chicos no pueden, antes de castigarlos con violencia fisica y verbal, para eso somos adultos.

Una pequeña entrevista a la psicóloga española Rosa Jové donde comparte un poco esta temática y nos invita a pensar (y a hacer en consecuencia)

http://bcove.me/jesvqn0g

20.12.12

Nacimiento en casa

No hay mucho que agregar. El nacimiento como un acontecimiento familiar compartido. Y se desprende algo así como tan de hogar, tiempos respetados, acompañamiento y disponibilidad.
Para cambiar el mundo también es necesario modificar la forma en al que llegamos a él.

4.12.12

Violencia Obstétrica

Excelente trabajo realizado por Las Casildas!! Nada más efectivo que las propias protagonistas (como tantísimas otras mujeres) victimas de la violencia obstétrica ofreciendo sus voces y su historia para ayudar a toda la sociedad a quitar el velo a un tema tan trascendental como es el momento del un nacimiento y sin embargo naturalizado en su maltrato en la mayoría de los casos.

¿En que sociedad vivimos? aceptar y callar es someterse.
Informarse es el primer paso para recuperar la libertad y el respeto perdidos.






6.11.12

Encuentro de Porteo!

Nuevo encuentro de porteo! Otra oportunidad para conocer diferentes formas de llevar a tu bebé,  donde ambos están contemplados: la posición del bebé y su espalda, y la postura de la mamá.

31.10.12

Bellas fotos!!!

Mi hermosa amiga Patricia, antropóloga, fue a Bolivia a hacer un trabajo de campo. En el medio recodó este pedido de fotos de niños porteados (y otras). Estas son las imagenes.

















Gracias Patín!!!

24.10.12

Una sociedad que no cuida a sus hijos

No puedo pasar por alto la nota de La Nación escrita por Fernanda Sandez en este blog.

"Algo es real: nunca la niñez (cierta niñez, de ciertos sectores sociales y en ciertos países del mundo) ha sido tan celebrada como hoy, con derechos y hasta día propios.
Algo también es real: nunca tuvimos menos tiempo -ni menos energía- para gastar con ellos. A nuestro rescate vienen entonces las versiones 3.0 de la niñera electrónica: las consolas de juego, las tabletas, los sitios de Internet en donde nuestros hijos tienen amigos pingüinos y amigos dragones, y aprenden a divertirse sin molestar demasiado. Aunque nadie se atreva a decirlo en voz alta, una de las razones del brutal éxito de los dispositivos de entretenimiento es nuestro inconfesable deseo de volver a ser nulíparos por un rato"

Nos faltan siglos para llegar a la altura de la niñez para entender y recordarla. Entiendo que el encuentro con nuestro propio niño interior y su horfandad puede causar terror en la mayoría de los casos. Pero el Amor tiene que ir más allá de nuestros miedos si queremos cambiar algo.

"Los niños nos instalan en la lógica del parpadeo: en un abrir y cerrar de ojos, ya son otros" 
 Si ellos no nos convocan los mejor de nosotros mismos ¿quienes?

Acá la nota completa: http://www.lanacion.com.ar/1519706p

10.10.12

Leche hervida

No me gusta la leche, ni su sabor ni menos el olor y por nada del mundo ese vaho que desprende cuando está caliente e impregna la casa. Sobre gustos no hay nada escrito, pero no la puedo soportar. No pretendo en este escrito ponerme a analizar sobre los orígenes del hecho, sino plantear como bien me puedo comportar como lo que detesto. Solo quería aclarar que a veces la puedo pasar muy disfrazada (quizá mezclada en algún licuado o eventualmente en un submarino, pero en muy pocas ocasiones)

Lo que me tiene preocupada es todas las veces en las que salto como leche hervida. 
En esos casos las situaciones pueden plantearse de dos maneras:

1)      Ya arranco el día mal predispuesta. Eso lleva a que con cualquier cosita que no decodifico bien me haga salta como leche hervida.

2)      Estoy relativamente tranquila (porque es "relativo", sino no saltaría) y de pronto se me cruza algo (tema, persona, situación) y salto como leche hervida.

En ambos casos me transformo en ese líquido blancuzco que todo lo salpica con una capa arriba densa y pegajosa.

En el caso 1 ya me detecto inquieta y casi predispuesta a que algo me saque de eje, porque conozco mis movimientos hormonales, y los temas que fácilmente me alteran. En ese caso casi me entrego a mi propio destino y ruego porque mañana sea un mejor día. Por suerte no son todos los días en los que arranco así.

En el caso 2 siento un onda un poco más violenta. Porque de estar calma algo tiene el enorme de poder de sacarme de mi eje ¡y yo la vulnerabilidad de caer en sus redes! Y no es ese algo, ¡soy yo! Ese algo tiene la función de aumentar el fuego para que la leche hierva y yo la deje ahí, subiendo, haciendo espuma, derramándose por el jarro… ensuciando todo lo que hay alrededor.


 Cuando la leche hierve es más difícil limpiar que cuando no. Uno lastima y se lastima.

3.10.12

Memoria celular

Me encanta esta propuesta. El titulo ya invita a pensar... las células tienen memoria? como el cuerpo, constituido por células, la expresa? que información hay en ellas?
Esta es una propuesta para decir, escuchar y destrabar historias personales que interfieren con el presente.
Te invito.



28.9.12

Viento en contra

Nunca, como hoy, tuve la vivencia tan clara del efecto viento en contra sobre mi. Y cuanto me disgusta.

Salgo a la ciudad vecina por una ruta, decido ir en bicicleta un poco para moverme, otro porque ayer raye el auto y me quede mal. 

Esta ciudad tiene calles muy estrechas doble mano y la gente estaciona sobre las casi inexistentes veredas. Gente viento en contra.

Hoy hay mercado asi que me gusta ir. Salgo con optimismo y vivo el camino verde, pleno de arboles, con las montanas detrás, fluidamente. No registro que tal vez el viento soplando por mis espaldas me este ayudando.
Llego rapidísimo. Hay muchísimo trafico, menos mal no fui en auto!

El mercado esta en su mejor hora: quesos, aceitunas, verduras de huerta, ropa, cosas para la casa, etc.
Mi cuñada me encargo berenjenas. Compro los dos tipos que hay, unas casi redonditas y otras mas alargadas, que elija las que quiera y yo me quedo con el resto. Agrego cebollas, tomates bien colorados y un melón. Lo pongo todo en el canasto. También compro una alfombrita de esas que se ponen para limpiarse los pies antes de entrar. Nunca las creí muy útiles, pero en la casa hay  cerámicos muy blancos y se ensucian enseguida. Blanco en el piso es viento en contra.

El tráfico se incrementa a la vuelta. Saco una foto a los autos mal estacionados para justificar el rayón de ayer y mi pena por haberlo hecho.

Retomo el camino de vuelta. El sol me da de frente, por suerte me puse protector. Empiezo a detectar cuanto me cuesta avanzar. 
Imprimo más fuerza en el pedaleo. Un poco más. Ya siento el viento en mi piel. Al subir la  energía el viento se vuelve más presente, sonoro y pesado. Y recién entre en la ruta!, me quedan unas 40 cuadras! 
Este viento en contra me avisa que todo el camino va a ser así… uffff!!! Pero no puedo detenerme, tengo que volver, no tiene sentido esperar, puede que dure así todo el día. Me adentro en la ruta. El viento es implacable, no me deja avanzar, me conecto con viejas sensaciones de enojo, me peleo con el viento! Y él no me mira, sopla fuerte desde su anonimato transparente,  si respondo con fuerza el se transforma en una barrera más en-contrante.

Quiero avanzar y me cuesta mucho. El sol me hace entre-cerrar los ojos. Los autos pasan a mi costado veloces  y yo me siento tan vulnerable en mi bicicleta con la canastita llena de verduras, que quiero llorar, y lo hago. Lloro de impotencia, porque ese viento me recuerda momentos, historias donde el viento en contra se hacía notar por sobre mis deseos de avanzar.

Tomo la decisión de ir lo más despacio posible para sentir menos su potencia y freno sobre mí. Me toca subir un pequeño (por suerte) puente. Pongo más fuerza y lo hago. Cuando bajo fluyo con ayuda del camino y le hago una burla al viento.

Después sigo.

Por fin atravieso la ruta y siento que me paso de todo. No creo que nadie que no haya ido atrás o delante mío comprenda, los cachetes rojos dicen poco, las sensaciones quedan en la piel.

Entro en el pueblo y las casas hacen que su soplo se sienta menos.

24.9.12

Lo que no nos contaron a las mujeres

Lo que no nos contaron a las mujeres (y hombres también, claro, solo que parto desde mi experiencia como mujer)


No nos contaron demasiadas cosas. Fuimos armando el mundo con lo que vimos, percibimos y vivimos, pero la verdad de la milanesa quedo en casa, por lo general debajo de la alfombra.
No quiero decir que no haya mujeres mucho mas avivadas que yo, y desde tanto más chicas, en absoluto. Pero mi voz esta parada acá, desde el lugar posible.

De pronto, y yendo ya no tan despacito camino a los 40… (hay que fuerte suena esto!) empiezo a detectar un rasgo de adultez algo diferente a años anteriores. Sin horrorizarme (lo intento) veo detrás un abundante pasado. Pero también delante mucho camino por andar.

También observo cuantas cosas malinterprete producto de la falta de información correcta sobre el Ser en el mundo material.

Volviendo a mi esencia femenina hace no tanto tiempo empecé a darme cuenta que el cotidiano esta cada día mas lejos del cuento ridículo que se esmeran por contarnos en todos lados (novelas, revistas, tv, etc, etc) sobre la dimensión rosa.

Con que intención nefasta nos llenan la cabeza con mundos de princesas ridículos y totalmente inexistentes.?! Y pienso que a la que le toca tampoco la debe pasar tan bien como imaginamos, sino recordemos a Diana...

Cuanto poder femenino real ocultado! cuanto poder vital desperdiciado!

No creo que solo yo me haya tragado el cuento de las vidas estupendas y divinas… somos varios, sino no existirían las revistas con imágenes ideales, ni se venderían tanto y lucirian las hojas gastadas en las peluquerías. Tampoco los quirófanos estarían llenos de mujeres que se operan para parecer otra o cambiar partes de su cuerpo para “mejorarlo”. Ni las veríamos con labios deformados y caras estiradas. Muchas más de las que lo admiten querrían estar ahí, estoy convencida de ello. Por eso una famosa marca tendencia, porque el resto la sigue, quiere ir hacia allá y ser como... 
Pero son temas que por varias razones no se blanquean facilmente, a veces toca fibras muy sensibles de desamor y autoestima.

Pero tanto a las modelos, princesas, reinas, “diosas” como las llaman hoy, les pasan cosas tremendas, porque nadie escapa a la ley de la vida. A veces son solo máscaras que se sostienen con tantísimo esfuerzo a lo largo del tiempo.

Ahora veo a mí alrededor  gente que es responsable de otra gente, hijos, padres y no saben como hacerlo porque poco aprendimos sobre atender a un prójimo, estar a su disposición, acompañar. Personas que se enferman y se ven de pronto cara a cara con decisiones difíciles de tomar. Gente que no cuida el mundo donde vive porque tal vez no se siente parte de el o no le importa demasiado. Y tantas situaciones frente a las cuales no estamos preparados y podriamos enfrentar con mayor calidad si estuvieran incluidas en el aprendizaje del vivir... hasta en el escolar diria. Pero ese es otro gran tema a revisar.

Poco nos contaron que la maternidad duele, pero es un momento de profundo aprendizaje.
Que uno puede enfermar pero también curar, hacerse cargo de su salud, salir en búsquedas de infinitas opciones, escuchar al cuerpo en lo profundo para tratar de entender que nos pasa y no estamos oyendo…
Que los problemas existen siempre, en todos, las preocupaciones, los malestares, y que uno necesita tiempo, paciencia para con uno y con los otros, porque la vida no es fácil para ninguno.
Que los miedos pueden paralizar, crear mundos inexistentes, dejarnos a un costado de la ruta… pero con amor es posible volver a incorporarse, aunque tal vez con un andar nuevo.
Que si no ganamos de entrada no quiere decir que seamos un fracaso. Tal vez haya que seguir buscando y revisando el concepto "ganador"

Me gustaría develar tantas historias guardadas, saberes que privan de libertad genuina a la mujer y al hombre que no puede salir del sistema triturador en el que están metidos para llegar, tener y parecer. Son historias que  voy descubriendo en los otros, que me van regalando a través de sus vidas pequeñas con destellos de maravilla.

Lo que no nos contaron encierra búsquedas, esfuerzos, repetidas  intenciones, silencios, luchas, aceptación, ofrecimiento, miradas hacia lo profundo para poder emerger de lugares esenciales y estar en el mundo parados de una manera única e irrepetible.

 

21.9.12

Abuelos y nietos

Acá donde estoy, en la Sardegna, hay mucha vida de ciudad chica, de pueblo. No estoy para nada acostumbrada a esto. Me parece rarísimo esta cosa que muchos se saluden y cuando pase me miren como si fuera de otro planeta. Y nadie oculta su extrañeza, tal vez porque además de las ovejas, sea una de las pocas que tiene rulos… quien sabe.


Lo que si veo es personas grandes, a veces grandísimas, por todos lados. Dicen que Sardegna aloja la gente más longeva… vaya a saber porque combinación, tal vez la tranquilidad del lugar, la dieta mediterránea… no tengo muchísimos más datos.

El caso más cercano es el de mi suegra a quien llamamos La Noneta. Tiene muchos anos, en días cumple 89, y esta super lucida, vital, conectada, a veces creo demasiada aburrida. No es fácil ser una persona grande. Otro día me voy a dedicar a profundizar sobre este personaje porque merece un post aparte.

Ahora deseo contar que observando, me sorprende el rol activo de los abuelos en relación a los nietos y a las madres. Por todos lados encuentro madres con hijos pequeños acompañadas de, supongo, sus propias madres (tal vez sean sus suegras). Como estas mujeres grandes son muy activas se las ve bastante involucrada en la crianza de sus niet@s. Esto último no sé si es bueno o malo, dependerá del caso. Lo que si se las ve muy cerca, ayudando y compartiendo momentos.

También abuelos hombres paseando a sus nietos, jugando, acompañando de otra forma pero presentes.
El abuelo es una imagen muchas veces entrañable, en mi caso un lugar donde volver, un recuerdo de ternura.

Me acuerdo cuando Isabel Allende contaba en la casa de los espíritus que tenía una abuela… Clara, clarísima, clarividente…. Una de mis abuelas también se llamaba Clara y estuvo muy presente en mi primera infancia, y la recuerdo como una figura maternante.
Siento que cuando la figura del abuel@ es de cercanía y contención, sin juzgar, solo acompañando, suma, enriquece.

Voy a seguir viendo que pasa por acá…. La Noneta ya es bisabuela, claro, y cuando vienen sus bisnietos, ella los busca, les hace fiesta, los llama, se entienden. Ellos la miran, pronto se van a acercar y tener las mismas alturas. El principio y el final de la vida siempre se tocan.

Noneta y bisnieto

17.9.12

Sombras, nada mas...


No hay lugar menos feliz q el de estar cara a cara con la propia sombra.
Todo esto que de pronto pongo afuera, si, sencillamente es porque está adentro
Hay como quisiera esquivarla! pero no, no puedo ir por el costado como cuando uno se quiere escapar de un lugar en puntas de pie, bajando la mirada, deseando pasar absolutamente desapercibido. 
Está ahí y yo parada en el lugar en el que igualmente, no quiero ni añoro estar.

El asunto es que no sé como llegue, si por buscadora o derrape por no tener demasiado que hacer últimamente.Quien lo sabe....

Si quiero ofrecer una mirada mística del asunto diría, “esta sería una de las oportunidades que la vida me da de confrontarme con mis aspectos sombríos negados, una manera de exorcizar demonios internos para re nacer a una existencia del ser más luminosa” Pero si  lo tomo bajo los decretos de estos parámetros no se puntualiza: como hacer para que esos diablillos se retiren y por donde se va al renacimiento. En fin, faltan datos técnicos de procedimiento y geográficos.
Entonces bien, seguimos en la misma, ahí. Encontrándome con partes tan poco felices! 

Y yo que me creía una tipa macanuda…

Lo que si creo, es que los vínculos tienen la característica de hacer re - aparecer en escena nuestra sombra, dejándola en evidencia. Por eso nos cuesta tanto todo lo relacionado con el otro. Y eso que el otro es un espejo… y si… refleja.
Re-flejo.
Lo puedo pensar una y mil veces, pero si reflejo. También estoy ahí donde creo que el otro no esta tan bien parado. Estoy ahí donde pienso que “eso ya lo supere”, donde asumo que el otro se está equivocando y lo hace mal.
Nadie quiere encontrarse con su propia sombra… y si gente, los entiendo. Incomoda hasta el pelo. Es desagradable, a veces todos lo somos un poco. Porque sincerémonos, hagamos una lista de las miserias personales y nos vamos a sorprender. No digo que estemos carentes de maravilla, pero creo tenemos una tendencia solo a mirarla cuando se trata de uno mismo y a ver los oscuro cuando se trata de los otros.

Me meto ahí, porque a pesar de que duele, siento que es necesario sacar el velo de la ingenuidad. No nacimos Heidi. No pasan cosas sombrías solo afuera y los diarios lo comunican. Somos también cada uno de nosotros los responsables, porque también somos parte. Los únicos que quedan afuera de este análisis son los niños, porque su sombra es ínfima, la básica para estar en este mundo siendo parte de la dualidad diría el Yin-Yang.

La sombra son las partes donde el corazón se endureció. Por mil motivos que no importan ahora, porque si me quedo parada en los motivos no voy en busca de ninguna solución, solo me lamento.
Las cosas del corazón necesitan mucha paciencia, fe, confianza, fluidez. 

No sé hasta dónde se puede, solo creo que de vez en cuando esta bueno darse una vuelta por estos confines, simplemente para crecer.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...